‘El desafío’: cosas a pulir de cara a una segunda edición

0

El programa de Roberto Leal no ha conseguido grandes datos en la noche de los viernes.

 

A pesar de despuntar en su estreno con un 22’3% de share, ‘El desafío’ se ha estancado en torno al 15%. El programa de Roberto Leal nació con la premisa de que un grupo de famosos se enfrentaría a retos espectaculares cada semana del mismo modo que lo hacía Pilar Rubio en ‘El hormiguero 3.0’. De hecho, el formato es una creación de la misma productora de Pablo Motos.

Sin embargo, existen muchos puntos a pulir de cara a una segunda edición del formato. El aspecto que más chirría de ‘El desafío’ es el jurado, formado por Santiago Segura, Tamara Falcó y Juan del Val. Estos personajes no tienen autoridad para valorar el esfuerzo que realizan los famosos en sus retos porque ellos no saben lo que es enfrentarse a ellos ni mucho menos superarlos. Tendría mucha más lógica que Pilar Rubio, que estuvo de invitada en la quinta gala, fuera miembro del jurado, o incluso los propios entrenadores de los famosos fueran los que puntuaran a sus pupilos.

El jurado podrá dar mucho espectáculo, pero no pega con el espíritu del programa. Existe mucha tirantez entre concursantes como Bustamante, Agatha Ruiz de la Prada o Gemma Mengual con los miembros del jurado porque estos tiran por tierra los retos que salen mal sin pensar en todo el esfuerzo que hay detrás. Otro momento muy tenso lo protagonizó Santiago Segura cuando Marina Castaño acudió como invitada al programa. A la viuda de Camilo José Cela no le salió muy bien su desafió y el creador de Torrente se cachondeó de ella.

Otro aspecto que se debería eliminar del programa es la apuesta que hace cada miembro del jurado sobre si el famoso va a superar el desafío o no. Este trámite no tiene interés alguno y le resta mucho ritmo a la gala. De hecho, ha habido varias ocasiones en las que al jurado no se le ha ocurrido nada que decir y sueltan lo primero que se les pasa por la cabeza.

De cara a una hipotética segunda edición, deberían ampliar el rango de pruebas, ya que se hacen muy repetitivas aunque no sean del todo iguales. En todas las galas hay una prueba de escalada, otra de baile, una de puntería y otra de manejar maquinaria pesada.

El último aspecto que debe mejorar ‘El desafío’ es la estructura de las galas. No pueden empezar la noche con la prueba más impresionante porque las comparaciones son odiosas. Deberían guardarse la apnea para el final de la gala, ya que es el reto que mantiene pegados a los espectadores a la pantalla. Lo mismo sucedió cuando Jorge Brazalez se quemó a lo bonzo, en vez de guardar este desafío para el final, lo pusieron el segundo y eclipsó al de todos sus compañeros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí